El blog del Desheredado

En pocas palabras: mis pensamientos

  • ¿En Qué día vives?

    mayo 2011
    L M X J V S D
    « Abr    
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Sígueme en Twitter

  • Sígueme en Facebook

  • Sígueme en Buzz

  • Delicious

  • Frienfeed

    View my FriendFeed
  • Mis twitters

  • Mis documentos

    Documents
  • Sigueme en Picotea

  • Sígueme en Khaces

    www.khaces.com
  • Blog Stats

    • 25,095 hits
  • Frienfeed

    View my FriendFeed

  • Blogesfera

    BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
  • Doomos

  • Estoy en

  • Mi perfil en Bitácoras

  • Derechos de mis textos

  • Seguidor de:

  • Wikio

  • Periodismo + ONG

  • Contador

  • Mi Wakoopa

    Software tracking
  • Networkedblogs en Facebooks

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 6 seguidores

>El tren blanco de los desheredados

Posted by Jacinto Lloret en mayo 10, 2011


>



Corría el año 2002 ,cuando por cuestiones familiares visité Buenos Aires. Era una noche de verano en Enero (invierno en Europa), cuando por la zona de Vicente López, una de las más adineradas de la capital de la República Argentina, tanto, que la Residencia Oficial de la Presidencia de la Nación, llamada “La Quinta de los Olivos” está ubicada allí, paramos el coche para dejar pasar un tren y mi piel se erizó. Mis ojos no daban crédito a lo que veía, puesto que como sacado de una película de terror, una serie tras otra de vagones desconchados, sin luz ni cristales, desprovistos de las más elementales medidas de higiene ,llenos de personas cuyas caras parecían todas iguales (la desesperanza y el sufrimiento, tiende a que nuestras facciones nos hagan parecer iguales) miraban no hacia Buenos Aires, sino hacia un futuro vacío de esperanza, o hacia un futuro tan a corto plazo como el de una sola noche dedicada a su modo de vida: el cartoneo (la venta de cartón por cuatro pesos mal pagados).
Me sentí culpable y mal, anoté cada segundo en mi mente, que es el cuaderno que un periodista nunca debe olvidar a falta de uno de papel.
Años después he sacado los apuntes de mi cabeza al ver un reportaje acerca de ese tren donde la desesperanza se reúne con los desheredados en un akelarre de miseria cuyo horizonte no tiene fin.
Y lo más curioso del caso es que durante el paso del tren se hizo en mi cabeza un silencio que me impidió oir el ruido de los vagones…¿sería mi conciencia?.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: