El blog del Desheredado

En pocas palabras: mis pensamientos

  • ¿En Qué día vives?

    diciembre 2017
    L M X J V S D
    « May    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
  • Sígueme en Twitter

  • Sígueme en Facebook

  • Sígueme en Buzz

  • Delicious

  • Frienfeed

    View my FriendFeed
  • Mis twitters

  • Mis documentos

    Documents
  • Sigueme en Picotea

  • Sígueme en Khaces

    www.khaces.com
  • Blog Stats

    • 25,118 hits
  • Frienfeed

    View my FriendFeed

  • Blogesfera

    BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
  • Doomos

  • Estoy en

  • Mi perfil en Bitácoras

  • Derechos de mis textos

  • Seguidor de:

  • Wikio

  • Periodismo + ONG

  • Contador

  • Mi Wakoopa

    Software tracking
  • Networkedblogs en Facebooks

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 6 seguidores

Archive for the ‘Agorafobia’ Category

De mi aerofóbia, el Trankimazin y mis despistes

Posted by Jacinto Lloret en enero 2, 2010

Hoy precisamente se cumplen años del  viaje de mi mujer y quien escribe a Argentina, concretamente ocho. Recuerdo que para tener que cruzar ese bendito charco tuve que estar en tratamiento psiquiatrico unos cuantos meses con el fin de superar la aerofobia y la agorafobia que padezco, y digo padezco, porque es algo que superas pero que siempre está contigo y solo logras vencer con la ayuda de la medicina y a base de fuerza de voluntad, mucha fuerza.

Lejos de tener el tinte dramático que yo esperaba de un viaje en avión; no lo pasé mal del todo. Quien si lo pasó fatal fue mi mujer.

La doctora, si bien me había preparado psicológicamente para el trayecto (he de decir que yo estaba muy motivado e incluso ilusionado de subir al avión), se curo en salud y me atiborró de Trankimazin de manera sospechosamente brutal, hasta el punto de tener recuerdos puntuales de lo que fue el viaje; aunque lo que si puedo vislumbrar entre estos, son los gritos de terror de los pasajeros y la cara blanca de mi mujer cuando el avión despegó, ya que lo que yo consideraba unas turbulencias normales, eran en realidad tremendamente brutales. Inexplicablemente hasta Brasil el avión parecía la cama de unos recién casados…pero yo feliz, miraba a mi mujer con sonrisa bobalicona y ella a mí con cara de un pánico que yo interpretaba como amor.

Fué precisamente en el país carioca cuando me desperté de mi letargo inducido y me tomé otra dosis no sin antes ir al lavabo donde a través de la ventanilla y con un punto de vacileo pude ver como el sol alumbraba la selva amazónica; algo incomparable…o al menos creo que fue así.

Pero lo mejor del viaje llegó a a la arribada al Aeropuerto de Eseiza en Buenos Aires. Tuve que salir solo por la puerta de extranjeros. Al ver el estado confuso en el que iba y un poco por hijoputez, me pidieron el DNI, el cual me negué de principio a dar, puesto que considero un documento interno, ya que el pasaporte es el válido para entrar a un país fuera de la Unión Europea, pero como no quería problemas accedí. Al salir por la puerta y  no conocer a la familia de mi mujer, ya que solo una tía de ella había venido a nuestra boda y sus padres estaban en Mar del Plata, la vi rodeada de mucha gente que yo entendí como familia… y me dispuse a presentarme y a dar con mi pequeña borrachera de estupecfacientes, besos a diestro y siniestro a todo bicho viviente que se encontrara a menos de un metro de mi esposa. He de decir que el pueblo argentino es un amor, porque de unos 20 que besé solo dos eran familia.

Ya lo sabes…si vuelas…drógate mejor.

Anuncios

Posted in Agorafobia, Humor | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

Tener miedo al cielo

Posted by Jacinto Lloret en octubre 6, 2008

Hoy antes de las cinco de la mañana me he despertado tras la típica pesadilla recurrente en mi vida en la que alguien entra en casa para hacernos daño a mi famlia y a mí. Antes de ello, he sentido la sensación que provoca la agorafobia en mi (mareo, vértigo, dificultad respiratoria, nerviosismo, alerta injustificada, miedo al exterior), puesto que estaba tumbado boca arriba en el suelo entre grandes edificios y con un terrible miedo a mirar al cielo. La única salvación es correr a un sitio seguro, generalmente mi casa, o algún lugar muy conocido en el que encuentre arropo. Tengo miedo al cielo y ganas de llorar, ese ha sido mi despertar.

Temer al cielo, a los espacios abiertos, a los edificios altos, a las muchedumbres es la base de esta enfermedad.  Estoy en pleno ataque de ansiedad, de manera que el simple hecho de que sonara ahora mismo el teléfono pienso que me podría costar un infarto (nadie se muere por la ansiedad y menos por la agorafobia). Pero es muy desagradable vivir con una enfermedad incomprendida y a la que los médicos de la seguridad social y lo que no lo son, solo saben darte pastillas que en realidad lo que hacen es desconectarte de tu verdadero yo y convertirte en un mero consumidor de ansiolíticos, el verdadero soma del siglo XXI,  para que te calles y te duermas un rato, que no han estudiado tantos años para acabar preocupándose por un paciente.

Quiero, necesito curarme, pero no a base de pastillas, sino de cojones o de terapia, algo que aqui en mi zona no es más que una mera ilusión. Es más , El servicio andaluz de salud , el SAS, solo te trata un año y a base de medicación, según la Unidad de Salud Mental de Estepona  y creo que lo necesario son terapias y médicos implicados (que no parezcan que te esperan en su cosulta de pago, a 100€ la hora) en esta enfermedad que sufre más gente de la que pensamos, pero que pocos tenemos cojones de admitir.

Personalmente he progresado hasta limites insospechados gracias a no amilanarme y echarle cara a esta enfermedad, ante la incomprensión de mis compañeros y de algunos de mis jefes (que confunden agorafobia con fragilidad en la personalidad), nunca de mi mujer, que siempre me ha apoyado y animado en todo. Pero no quiero más noches como estas ni más pastillas y estoy harto de que cuando mejor me encuentre me visite el fantasma del cielo abierto.

Ya que nadie me ayuda y que si existen terapias no están sufragadas por la Seguridad Social, (en Andalucía podria cambiarme el sexo gratis antes que se me tomara en serio por esta dolencia), quiero investigar y contar todo lo que me pasa y me pase y compartirlo o dejarlo aquí de manera que te sirva si la sufres o me ayudes si has mejorado.

Lo peor de todo es que despues de cada ataque lo único que quiero es paz, que me dejen dormir y que se pare el mundo, solo un rato… y que se encapote el cielo, por favor.

(por cierto, llevo un prisdal 20 en el cuerpo, junto con un trankimazin retard de 0,5 y un alzalopram de 1), ¿Qué me dice doctor?, ¿Cómo estoy aún despierto?.

Posted in Agorafobia | 5 Comments »