El blog del Desheredado

En pocas palabras: mis pensamientos

  • ¿En Qué día vives?

    octubre 2017
    L M X J V S D
    « May    
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Sígueme en Twitter

  • Sígueme en Facebook

  • Sígueme en Buzz

  • Delicious

  • Frienfeed

    View my FriendFeed
  • Mis twitters

  • Mis documentos

    Documents
  • Sigueme en Picotea

  • Sígueme en Khaces

    www.khaces.com
  • Blog Stats

    • 25,094 hits
  • Frienfeed

    View my FriendFeed

  • Blogesfera

    BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
  • Doomos

  • Estoy en

  • Mi perfil en Bitácoras

  • Derechos de mis textos

  • Seguidor de:

  • Wikio

  • Periodismo + ONG

  • Contador

  • Mi Wakoopa

    Software tracking
  • Networkedblogs en Facebooks

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 6 seguidores

Archive for the ‘Poesía’ Category

>LOS HERALDOS NEGROS

Posted by Jacinto Lloret en febrero 17, 2011

>



Un más que buen amigo, José Santa María Costa me ha echo llegar vía Facebook un poema de Cesar Vallejo, poeta bendito con aura de”maldito” , que murió solo, en París, a los 45 años. 
El poema es tan tremendo como maravilloso, si bien mi buen amigo me recomienda “leerlo y dejar de pensarlo”, no puedo por menos que saborear el halo desgarrador de perdedor en que nos sume el poeta y como bien le he respondido a José: “Maravilloso poema, y llevas razón no hay que ponerlo en práctica, porque sería cocerse en una salsa que nuestra maravillosa vida no merece”.


Amigos, con ustedes, Cesar Vallejo

Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé! 

Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,

la resaca de todo lo sufridose empozara en el alma… ¡Yo no sé!

Son pocos; pero son…

Abren zanjas oscurasen el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.

Serán tal vez los potros de bárbaros atilas;

o lo heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma,

de alguna fe adorable que el Destino blasfema.

Esos golpes sangrientos son las crepitaciones 

de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre… Pobre… pobre! Vuelve los ojos,como

cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;

vuelve los ojos locos, y todo lo vivido se empoza,

como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!

Anuncios

Posted in Literatura, Poesía | Leave a Comment »